Notas prácticas sobre la bonificación en AJD de las separaciones, divorcios y extinción de pareja estable en Cataluña

Por | 10 octubre, 2017
Notas prácticas sobre la bonificación en AJD de las separaciones, divorcios y extinción de pareja estable en Cataluña
5 (100%) 1 vote

El pasado año 2016 el Parlamento de Cataluña aprobó por Ley 2/2016, de 2 de noviembre, de modificaciones urgentes en materia tributaria, un beneficio fiscal consistente en una bonificación en la cuota de AJD del cien por cien para las escrituras que documenten la separación o divorcio de mutuo acuerdo o bien la extinción de común acuerdo de la pareja estable formalizada por los convivientes de acuerdo con el art. 234-4 del CCC.

La finalidad de la Ley, tal y como recoge su exposición de motivos, es la de incentivar “que estos trámites se realicen por la vía notarial y así se descongestionen los juzgados”.

La introducción del citado beneficio fiscal tiene que ponerse en relación con la reciente reforma normativa operada por la Ley 15/2015, de 2 de julio de jurisdicción voluntaria, que modifica el art. 82 del CC y permite que se pueda contraer matrimonio ante notario en determinados casos. El CCC también se ha hecho eco de la citada modificación y ha ajustado su regulación mediante la modificación de los arts. 233-2 y 234-6.

Con anterioridad a la entrada en vigor de la Ley de jurisdicción voluntaria, la separación o divorcio de mutuo acuerdo debía tramitarse ante el correspondiente juzgado de familia. Así, los cónyuges aportaban y el juez homologaba el correspondiente convenio regulador en el cual, entre otras cosas, se incluía la disolución del régimen económico matrimonial de separación de bienes mediante la extinción de condominio de lo que había sido la vivienda habitual del matrimonio y, en general, del patrimonio común.

De esta manera, al formalizarse la extinción de condominio en convenio regulador homologado por un juez se evitaba el devengo del gravamen de AJD que, como sabemos, exige para su sujeción que el acto o contrato se formalice en escritura pública y, obviamente, una sentencia de separación o divorcio no lo es.

Ello suponía un importante ahorro fiscal para los cónyuges que se separaban o divorciaban, ya que aplazar, para un momento posterior a la separación o divorcio, la disolución del patrimonio común suponía tener que otorgar ante notario la correspondiente escritura de disolución de comunidad con el correspondiente coste fiscal en forma de devengo del gravamen de AJD.

Dicha situación se veía especialmente agravada por el hecho de que a la disolución del régimen económico matrimonial de separación de bienes no les es de aplicación la exención prevista en el art 45.I.B. 3 de la LTPOAJD para la disolución de la sociedad de gananciales (STS de 30 de abril de 2010).

La entrada en vigor de la Ley de jurisdicción voluntaria y, por tanto, la posibilidad de separarse o divorciarse, en determinados casos, ante notario, suponía una importante descongestión de los juzgados de familia al ofrecer la posibilidad de realizar dichos actos ante notario.

Pero precisamente dicha novedad tenía el efecto distorsionador de que al tener que formalizarse en escritura pública la separación o el divorcio junto con la aprobación del convenio regulador (que recordemos, suponía la mayoría de las veces, la disolución del régimen económico matrimonial de separación de bienes) dicho acto quedaba sujeto al gravamen de AJD por lo que el coste fiscal era elevado.

Para paliar dicha situación, y, definitivamente, impulsar la separación, el divorcio o bien la extinción de la pareja de hecho ante notario, el Parlamento de Cataluña aprobó el beneficio fiscal consistente en la bonificación en la cuota de AJD para las escrituras que documenten la separación , divorcio o extinción de pareja de hecho otorgada ante notario.

Desde un punto de vista fiscal, a nuestro parecer, merecen destacarse las siguientes notas;

La bonificación de AJD se extiende a las escrituras que documenten la separación, divorcio de mutuo acuerdo o bien la extinción de la pareja de hecho. Por tanto, ha de ser en la misma escritura de separación, divorcio o extinción de pareja de hecho en la que se acuerde la disolución del régimen económico matrimonial mediante las correspondientes adjudicaciones.

A nuestro parecer, si los cónyuges o la pareja se separan o divorcian por vía judicial, la posterior disolución del régimen económico matrimonial (extinción de condominio) ante notario no gozaría de la bonificación de AJD.

Tampoco quedaría amparada por la bonificación la separación o divorcio otorgado ante notario y el posterior otorgamiento, unos meses después, de la correspondiente escritura de extinción de condominio. Separación, divorcio, extinción de pareja estable y disolución del régimen económico matrimonial o del condominio existente debe otorgarse en un mismo acto. La dicción literal de la Ley y la finalidad de la misma no deja lugar a dudas.

La bonificación se extiende únicamente la modalidad de AJD, sin que pueda extenderse por vía analógica a la modalidad de TPO o al impuesto de donaciones.

Por tanto, si en la escritura de separación, divorcio o extinción de pareja de hecho se contienen actos que puedan resultar sujetos a TPO o al impuesto de donaciones (excesos de adjudicación onerosos o gratuitos), dichos actos no quedarán amparados por la bonificación de AJD. Por tanto, atención.

   

Comparte este artículo.
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone
Autor: Josep Maria Vazquez Moreno

(Mataró, 1976) ¡Hola! Me llamo Josep Maria y junto con Beatriz soy el responsable de la página web. Trabajo en el servicio de liquidaciones tributarias de una conocida gestoría de Barcelona que opera a escala nacional y estoy Graduado en Derecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *