El TS vuelve a pronunciarse por providencia sobre la prescripción del ius transmisionis en el ISD

El TS dictó el pasado dia 6 de noviembre de 2019 una nueva providencia en relación a la prescripción del ius transmisionis en el ISD.

Así, la sección primera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TS acordó inadmitir a trámite un recurso de casación planteado por la Comunidad de Madrid en relación a la STSJ de Madrid de 19 de marzo de 2019, recurso 909/2017.

En dicho escrito, se planteaba como cuestión con interés casacional la aclaración del dies a quo en el cómputo del plazo de prescripción en los supuestos de ius transmisionis.

El TS argumenta que la cuestión planteada por la Comunidad de Madrid carece de interés casacional objetivo para la formación de jurisprudencia ya que dicha cuestión está embebida (y por tanto, aclarada) dentro de la ya resuelta por la sección segunda de la Sala Tercera del TS mediante sentencias de 5 de junio de 2018 y 29 de marzo de 2019.

Por tanto, el plazo de prescripción empieza a contar desde que se produce la defunción del primer causante, pues a dicha fecha se retrotraen los efectos de la aceptación.

Con esta ya son dos las providencias del TS que despachan la cuestión de la prescripción del ius transmisionis de manera sumaria, dando a entender que dicha cuestión no plantea dudas como pretende hacer entender la Agencia Tributaria de Cataluña.

El texto de la providencia es el siguiente;

«(…) La Sección de Admisión de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo ha visto el recurso de casación RCA 4364/2019, preparado por la letrada de la Comunidad de Madrid, en la representación que legalmente tiene atribuida, contra la sentencia dictada el 19 de marzo de 2019 por la Sección Novena de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que estimó el recurso nº909/2017.

Acuerda su inadmisión a trámite, conforme al artículo 90.4. d)de la Ley 29/1988, de 13 de julio, reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa («LJCA»), por carencia de interés casacional objetivo para la formación de jurisprudencia, toda vez que la cuestión jurídica objeto de controversia -la determinación del dies a quo en el cómputo del plazo de prescripción del Derecho de la Administración a liquidar la deuda tributaria en supuestos de doble transmisión y adquisición hereditaria- está embebida dentro de la ya resuelta por la Sección Segunda de esta Sala Tercera del Tribunal Supremo, mediante sentencias de 5 de junio de 2018 (…) y 29 de marzo de 2019 (…), que declaran que no se adquiere la condición de causahabiente por el solo hecho de la delación o llamamiento a la herencia, sino que se precisa la recepción de los bienes o derechos mortis causa, lo que requiere, en caso de herencia, su aceptación. De tal declaración se infiere que, en el supuesto de no aceptación de la primera causahabiente, el cómputo del plazo de prescripción de un modo distinto al propugnado en este recurso de casación. (…)».

 

Para saber más sobre la cuestión, podeís leer este post y este otro.

2 comentarios en “El TS vuelve a pronunciarse por providencia sobre la prescripción del ius transmisionis en el ISD”

  1. En el anterior artículo sobre esta cuestión recuerdo que el ponente, Don Francisco José Navarro Sanchís, hablaba del «hecho causante». No aclaran si la nueva providencia es del mismo ponente, ni si utiliza la misma argumentación
    No sé si la interpretación que se expone en el artículo es tan evidente. Lo que no veo tan claro es el razonamiento. Quizás la Comunidad de Madrid debiera solicitar aclaración al Tribunal en el sentido de que: «Habida cuenta que la adquisición hereditaria por el transmisario requirió necesariamente la concurrencia de tres hechos, a saber: 1 fallecimiento del primer causante, 2 fallecimiento del transmitente y 3 aceptación por el transmisario, se indicara a cuál de estos hechos se refiere como «hecho causante». En especial el fallecimiento del transmitente, ya que antes del mismo no cabría que la Administración Tributaria se dirigiera al transmisario para exigir la obligación tributaria de éste, habida cuenta que hasta ese momento ningún derecho tendría respecto a la herencia del primer causante.»
    Otra cosa sería que el Tribunal entendiera que, habida cuenta que el primer causante falleció el 16 noviembre 1992, cuando falleció el segundo causante sin aceptar ni repudiar la herencia el 24 diciembre 2013, la obligación tributaria ya había prescrito y la prescripción ganada por el transmitente (en caso de que hubiera aceptado una herencia que no aceptó) aprovechara al transmisario, pese a que éste no adquiere la herencia del transmitente sino del primer causante. Aunque esta interpretación parece que requiere cierta aclaración o sí pudiera tener cierto «interés casacional».

    • Bon dia Sr. López,

      Hemos actualizado el post con el contenido de la providencia.

      Efectivamente, el ponente fue el Sr. Francisco José Navarro Sanchís. La argumentación es la misma, si bien en el parágrafo final parece que se han «comido» alguna frase, aunque la providencia no deja, a nuestro parecer lugar a dudas.

      Sobre si la Comunidad de Madrid debiera solicitar aclaración al Tribunal o no, en nuestra opinión, de acuerdo con el texto de la providencia, la cuestión planteada por ésta es clara y la respuesta del Tribual, también.

      En todo caso, desconocemos en que términos planteó el recurso la Comunidad de Madrid, más allá de lo expresado en la providencia.

      Sobre la respuesta del TS, por «hecho causante» debe entenderse, a nuestro parecer, el fallecimiento del primer causante. Si ello no fuera así, ciertamente la cuestión tendría interés casacional pues el criterio de la Agencia Tributaria de Catalunya y de la Comunidad de Madrid es de todo menos evidente.

      No creemos que el criterio de ambas administraciones autonómicas (Catalunya y Madrid) esté «embebido» en ambas sentencias, todo lo contrario. Las SSTS precisamente avalan que en el supuesto enjuiciado la primera herencia está prescrita y que el cómputo de prescripción, por tanto, se inicia con la defunción del primer causante.

      Muchas gracias por leernos y un saludo,

      Josep Maria y Beatriz

Deja un comentario