La DGT reitera que en la transmisión del ius delationis del art. 1006 de Cc el transmisario hereda directamente del primer causante

La DGT reitera que en la transmisión del ius delationis del art. 1006 de Cc el transmisario hereda directamente del primer causante
5 (100%) 1 vote

La DGT, en la consulta V0537-17 de 2 de marzo  ha reiterado el criterio establecido en la consulta V2063-16 de 13 de mayo y ha declarado que en la transmisión del ius delationis, recogido en el art. 1006 del Cc, el heredero transmisario sucede directamente al primer causante.

La DGT se alinea así con el criterio sostenido por el TS en su sentencia de 11 de septiembre de 2013 y con la DGRN, que en su resolución de 26 de marzo de 2014 se hizo eco igualmente del criterio sostenido por el TS.

El supuesto de hecho es clásico y consistía en la defunción de una persona que tenía pendiente la aceptación o repudiación, en su caso, de la herencia que le había sido deferida por su hermano premuerto.

La DGT señala, en primer lugar que “De acuerdo con estos preceptos, la aceptación de la herencia constituye un derecho de los llamados a suceder al causante, que pueden ejercer –aceptación– o no ejercer –repudiación–, si bien mientras que la aceptación puede ser expresa o tácita (artículo 999, Código Civil), la repudiación debe ser necesariamente expresa (artículo 1008, Código Civil).”

En segundo lugar apunta que “Si ha habido aceptación (expresa o tácita), se producirán los correspondientes efectos civiles (que se retrotraen al momento del fallecimiento). Por ello, con independencia de que se haya efectuado una adjudicación de bienes a los herederos o se hayan adquirido en proindiviso, se entenderá que los llamados a suceder ya se han convertido en herederos y, en consecuencia, han heredado al causante. Si en ese momento, antes de la adjudicación de los bienes, fallece uno de los herederos y los bienes de esa herencia se adjudican a los herederos del heredero fallecido –segundo causante–, habrá dos transmisiones, una del primer causante al segundo causante y una segunda de este causante a sus herederos. En tal caso, consecuentemente, se habrán devengado y habrá que liquidar dos impuestos de sucesiones, uno por cada causante.”

Y en tercer y última lugar concluye que “Ahora bien, puede suceder –como parece ser el caso planteado– que alguno de los llamados a suceder fallezca antes de aceptar o repudiar la herencia. En tal caso, el fallecido todavía no era heredero del causante, pues tal condición se adquiere con la aceptación de la herencia, pero como tampoco la había repudiado permanecía vigente el derecho del fallecido a aceptar la herencia (“ius delationis”), derecho que es transmisible a sus herederos (“ius transmissionis”), tal como dispone el artículo 1006 del Código Civil en los siguientes términos:

“Artículo 1006. Por muerte del heredero sin aceptar ni repudiar la herencia pasará a los suyos el mismo derecho que él tenía.”

De acuerdo con el precepto transcrito, lo que se transmite es el llamado “ius delationis”, esto es, el derecho del nuevo heredero a aceptar o repudiar la herencia del primer causante, de forma que si la acepta se convertirá en heredero directo de dicho primer causante y deberá liquidar el impuesto de sucesiones por esa herencia. Lógicamente, para ello, deberá aceptar la herencia del segundo causante, pues solo siendo heredero de este, adquirirá el “ius delationis”, herencia por la que también deberá liquidar el impuesto de sucesiones, pero de forma separada.”

En este punto, la DGT recuerda la STS de 11 de septiembre de 2013, que zanjó la cuestión apuntando que “…el denominado derecho de transmisión previsto en el artículo 1006 del Código Civil no constituye, en ningún caso, una nueva delación hereditaria o fraccionamiento del ius delationis en curso de la herencia del causante que subsistiendo como tal, inalterado en su esencia y caracterización, transita o pasa al heredero trasmisario. No hay, por tanto, una doble transmisión sucesoria o sucesión propiamente dicha en el ius delationis, sino un mero efecto transmisivo del derecho o del poder de configuración jurídica como presupuesto necesario para hacer efectiva la legitimación para aceptar o repudiar la herencia que ex lege ostentan los herederos transmisarios; dentro de la unidad orgánica y funcional del fenómeno sucesorio del causante de la herencia, de forma que aceptando la herencia del heredero transmitente, y ejercitando el ius delationis integrado en la misma, los herederos transmisarios sucederán directamente al causante de la herencia y en otra distinta sucesión al fallecido heredero transmitente.”

Por tanto, tal y como apunta la DGT en las conclusiones, por la adquisición hereditaria del “ius delationis”, el nuevo heredero adquiere el derecho a aceptar o repudiar la herencia del primer causante, de forma que si la acepta se convertirá en heredero directo de dicho primer causante y deberá liquidar el impuesto de sucesiones por esa herencia, de forma separada de la herencia del segundo causante, por la que también deberá liquidar el impuesto de sucesiones, pues solo aceptando la segunda se le transmitirá el derecho a aceptar o repudiar la primera.

   

Comparte esta entrada.
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone
Autor: Josep Maria Vazquez Moreno

(Mataró, 1976) ¡Hola! Me llamo Josep Maria y junto con Beatriz soy el responsable de la página web. Trabajo en el servicio de liquidaciones tributarias de una conocida gestoría de Barcelona que opera a escala nacional y estoy Graduado en Derecho.

4 thoughts on “La DGT reitera que en la transmisión del ius delationis del art. 1006 de Cc el transmisario hereda directamente del primer causante

  1. Noa

    No me queda muy claro. Pero entiendo que los bienes del primer causante son sólo objeto de una liquidación.

    Responder
    1. Josep Maria Vazquez Moreno Autor Artículo

      Bon dia,

      Exacto. En la teoria clásica, se entiende que los herederos del segundo causante, cuando ejercitan el ius transmisionis contenido en la herencia de éste, es como si lo hicieran ejercitando el derecho del segundo causante, de manera que cuando lo ejercitan, los bienes del primer causante pasaran a integrar la herencia del segundo causante, por la que deberán tributar los herederos del segundo causante. Es como si el segundo causante hubiese aceptado la herencia de primer causante.

      En la teoría moderna, en cambio, se entiende que los herederos del segundo causante adquieren directamente ellos del primer causante, por lo que cuando adquieren, lo hacen por derecho propio. Como adquieren por derecho propio, dicha adquisición no puede pasar a integrar la herencia del segundo causante ya que lo han adquirido directamente los herederos del segundo causante.

      Todo el quid está en que, la mayoría de las veces la herencia de primer causante está siempre prescrita y la del segundo no, de manera que la Administración intenta aplicar siempre la teoría clásica para que se entienda que los bienes del primer causante forman parte de la herencia del segundo causante y así hacerlos tributar. Aplicando la teoría moderna, como adquieren los herederos del segundo causante por derecho propio, directamente del primer causante, dicha adquisición estará, la mayoría de las veces, prescrita, y no deberán tributar por ella.

      Espero haberte aclarado algo !

      Muchas gracias por leernos

      Josep Maria y Beatriz

      Responder
  2. Mariela

    Cuando se ejerce el ius delationis, comentais que se hereda por derecho propio.En el caso de que los herederos del segundo causante sean de 4°en referencia con el primer causante,tributaran como 4° o como el 3° que le hubiere correspondido al segundo causante de estar vivo?Gracias

    Responder
    1. Josep Maria Vazquez Moreno Autor Artículo

      Buenos días Mariela,

      Tributarían como cuarto grado ya que adquieren directamente (“por derecho propio”) del primer causante.

      Muchas gracias por leernos.

      Un saludo,

      Josep Maria y Beatriz

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *