La cuota de IRPF del difunto como bien integrante de la herencia y como obtener su devolución

Cuando se produce la defunción de una persona sus herederos suceden a ésta en la titularidad de todos sus bienes, derechos y deudas.

Dentro de la categoría de derechos podemos encontrar los llamados derechos de crédito, siendo la cuota a devolver de IRPF precisamente eso: un derecho de crédito contra la Hacienda Pública.

Al realizarse el inventario de bienes, derechos y deudas del causante debe incluirse, si fuere el caso, la cuota a devolver de IRPF, en tanto en cuanto es un derecho con contenido económico.

Aún así, cuando el importe a devolver en concepto de cuota de IRPF es inferior a 2.000 euros, la Hacienda Estatal permite obtener su devolución sin que sea necesario relacionar en el inventario de bienes de la herencia el importe de la devolución.

Para ello, el contribuyente deberá acompañar al modelo H-100, debidamente cumplimentado, el certificado de defunción, certificado de últimas voluntades, testamento si lo hubiere y el libro de familia. Además, deberá acompañarse el certificado de titularidad de la cuenta bancaria a nombre de las personas que van a cobrar la devolución.

Por contra, cuando el importe a devolver es superior a 2.000 euros, la Hacienda Estatal exige el justificante de haber declarado en el impuesto de sucesiones el importe de la devolución, esto es, se deberá haber relacionado en el inventario de bienes de la herencia la cuota de IRPF a devolver.

En dicho caso, además de la correspondiente autoliquidación del impuesto de sucesiones donde se relacione el importe de la devolución, deberá acompañarse al modelo H-100 el certificado de defunción, el certificado de últimas voluntades, el testamento o acta de declaración de herederos, libro de familia y certificado de titularidad de la cuenta bancaria a nombre de las personas que van a cobrar la devolución.

Observe como los requisitos en este segundo supuesto son mucho más rigurosos que en los supuestos en que la cantidad a pagar es inferior a 2.000 euros.

Tal y como hemos señalado, en los supuestos en los que la cantidad a devolver es inferior a 2.000 euros, la omisión de la inclusión de la cuota a devolver no es problemática ya que Hacienda permite obtener la devolución en todo caso.

En cambio, cuando la cuota a devolver es superior a 2.000 euros puede suceder que los herederos omitan, de manera involuntaria, incluir la cuota a devolver de IRPF en el inventario de bienes de la herencia. En estos supuestos ¿como hay que proceder para obtener la devolución?

Para solventar dicho inconveniente, debe procederse a adicionar al inventario de bienes de la herencia la cuota a devolver de IRPF. La adición de inventario puede hacerse ante el notario que otorgó la escritura de aceptación y adjudicación de herencia o bien, como alternativa más simple, realizarse la adición de inventario en documento privado, debidamente firmado por los herederos.

Una vez realizada la adición de inventario (en documento notarial o en documento privado) se deberá realizar una autoliquidación complementaria de dicho documento, incluyendo, ahora si, la cuota a devolver de IRPF.

Una vez hecho ésto, deberá acompañarse a la adición de inventario y a autoliquidación complementaria, la documentación apuntada anteriormente para obtener la devolución de la cuota de IRPF por importe superior a 2.000 euros.

De esta manera se salvará la no inclusión de la cuota de IRPF en el inventario de bienes de la herencia.

En fin, en los supuestos en los que los herederos saben que habrá un importe a devolver pero no lo conocen con exactitud es posible consignar en el inventario de bienes de la herencia un importe estimado, regularizando con posterioridad la autoliquidación del impuesto de sucesiones al alza o a la baja en atención al importe que finalmente salga a devolver.

Para saber más, podéis consultar el siguiente post de Justito el Notario.

Deja un comentario