La renuncia a la herencia en el impuesto de sucesiones y donaciones

La repudiación de la herencia es un negocio jurídico unilateral que consiste en una declaración de voluntad el contenido de la cual es el rechazo del ius delationis que el causante o la Ley habían deferido al heredero.

De acuerdo con el art. 461-6 del CCC, la repudiación de la herencia se ha de realizar de manera expresa en documento público o bien mediante escrito dirigido al Juez competente.

La repudiación de la herencia es irrevocable y no puede realizarse parcialmente ni someterse a plazo o condición (art. 461-1 y 2 del CCC).

La repudiación o renuncia a una herencia está regulada en los arts. 28 de la LISD y 58 del RISD, que distingue los siguientes supuestos;

a) La repudiación o renuncia a una herencia o legado de manera pura, simple y gratuita

b) La repudiación o renuncia a una herencia o legado a favor de persona determinada, también conocida como renuncia traslativa

c) La repudiación o renuncia a una herencia o legado prescrita

Por lo que hace al supuesto de la letra a), esto es, renuncia pura, simple y gratuita, dicha renuncia no tiene ninguna trascendencia respecto del renunciante, que en ningún caso ha llegado a adquirir nada.

 Así, la herencia se defiere a quien corresponda de acuerdo con el título sucesorio o la Ley, de manera que será el beneficiario de la renuncia el que adquiere directamente de causante.

Respecto a la adquisición que realiza el beneficiario de la renuncia pura simple y gratuita la LISD y el RISD prevén una serie de reglas especiales que conviene conocer;

Así, en primer lugar, la LISD, en su art. 28.1 señala que los beneficiarios de la renuncia tributarán por la adquisición de la parte repudiada aplicando el parentesco del renunciante con el causante siempre que tenga señalado uno superior al que correspondería al beneficiario.

En caso contrario, esto es, si el del beneficiario fuere más alto, se aplicaría este último por ser más beneficioso para Hacienda (favor fisci).

Dado que el art. 28.1 de la LISD se refiere a la aplicación del tipo del coeficiente para establecer la cuota tributaria, en lo referente a las reducciones de la base imponible tendrá derecho a aplicarse aquellas que le correspondan en función de su grado de parentesco (el del beneficiario) con el causante (consulta V3764-15 de 27 de noviembre).

En segundo lugar, el art. 58 del RISD señala que en el caso que el beneficiario recibiese directamente otros bienes del causante (además de los que recibe como beneficiario de la renuncia) se debe calcular por un lado;

  • La cuota correspondiente a la adquisición conjunta del total de los bienes recibidos (por sucesión y por renuncia), aplicando el parentesco del beneficiario con el causante.
  • Las cuotas separadas correspondientes a la adquisición por derecho propio y la adquisición por renuncia, aplicando a cada adquisición, parece, el parentesco que corresponda, esto es, a la adquisición por derecho propio la del beneficiario y a la adquisición por renuncia la del renunciante si fuere superior.

Una vez realizado dicho cálculo, se ingresará en Hacienda la superior entre la cuota conjunta y la suma de las cuotas separadas.

En el caso del cálculo de la cuota correspondiente a la adquisición conjunta, parece claro que podrán aplicarse las reducciones que correspondan por razón del parentesco entre beneficiario y causante en la base imponible así como el coeficiente corrector por parentesco entre ambos.

Más dificultad ofrece el supuesto de cálculo de las cuotas separadas correspondientes a la adquisición por derecho propio y la adquisición por renuncia.

Así, parece que el coeficiente multiplicador por parentesco a aplicar será aquel que corresponda, de manera que a la adquisición por derecho propio se le aplicaría el del beneficiario y a la adquisición de la parte renunciada se le aplicaría la del renunciante, si fuere superior  (consulta V0931-06 de 12 de mayo).

Por lo que hace a las reducciones aplicables en el caso del cálculo de las cuotas separadas nada dice la Ley ni la DGT estatal, por lo que el conflicto con la Administración está servido.

En este sentido, no es claro si en la adquisición por derecho propio pueden aplicarse la reducciones propias por razón del parentesco entre beneficiario de la renuncia y causante y cualquier otra de carácter subjetivo u objetivo.

Igualmente confuso es si en el cálculo de la cuota separada por la adquisición realizada por la renuncia deben aplicarse las reducciones que tuviere el renunciante con el difunto o las propias del beneficiario de la renuncia y en que sentido.

Este cálculo, que no ofrecía ninguna dificultad en la antigua regulación del ISD, en la actualidad, con el juego de las reducciones, es quizás de los más oscuros que ofrece la Ley, sin que apenas existan ejemplos claros sobre el mismo.

Por lo que hace al supuesto de la letra b), esto es, la renuncia a favor de persona determinada, el renunciante tributará por el ISD, como si hubiese aceptado (no se puede renunciar a algo en favor de alguien si previamente no se ha adquirido).

Además, el beneficiario de la renuncia, tributará por la adquisición de la parte renunciada por el impuesto de donaciones, si la renuncia fuere gratuita o por TPO si fuere a cambio de precio.

En este caso, la fecha de devengo de la adquisición del beneficiario debe situarse en la fecha del otorgamiento de la escritura de renuncia.

Finalmente, por lo que hace al supuesto de la letra c), esto es, la renuncia a una herencia o legado ya prescrito, tanto la Ley como el Reglamento la reputan, a efectos fiscales como una donación.

Así, el renunciante no tributa por ISD al haber prescrito el impuesto, pero el favorecido por la renuncia tributa por el impuesto de donaciones. En este caso, se considera transmitente al renunciante.

   

2 thoughts on “La renuncia a la herencia en el impuesto de sucesiones y donaciones

  1. juan

    De una herencia ya prescrita fiscalmente el padre dejaba el patrimonio a tres hijos, pero dos de ellos renuncian a la herencia, el tercero liquidara por donacion la parte de sus dos hermanos. mi pregunta si a efectos del impuesto se calcula por separado cada donacion, que de ser asi no llegaria al limite minimo o se acumulan las dos donaciones que entonces si llegarian

    Responder
    1. Josep Maria Vazquez Moreno Autor Artículo

      Buenas noches Juan,

      En relación a la cuestión que planteas, la renuncia a una herencia prescrita tributa;

      a) Como si hubiesen aceptado la herencia los hermanos renunciantes, que estaría prescrita.

      b) Y como donación. En este caso, serían dos donaciones separadas, en la que cada transmitente sería el hermano que renuncia. La base imponible sería la parte de la herencia que le correspondería a cada hermano que renuncia. Y el devengo, la fecha de la escritura de renuncia a la herencia prescrita.

      Cada Comunidad Autónoma tiene aprobados beneficios fiscales distintos en el impuesto de donaciones.

      En Cataluña, para el caso concreto que comentas, no hay ninguna reducción, por lo que se tributaría por la escala de gravamen general del impuesto de sucesiones y donaciones y se le aplicaría el coeficiente multiplicador del 1.5882.

      Muchas gracias por leernos y un saludo,

      Josep Maria y Beatriz

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *